Cambio en autoridades de confianza: Comienzan las salidas en la Intendencia de Antofagasta

Por:

El Nortero
15/03/2014

Como es de esperar con cada cambio de gobierno, los funcionarios que desempeñaron cargos de Alta Dirección Pública en el mandato anterior son removidos de sus funciones para dar paso a los nombres escogidos por la bancada oficialista. En Antofagasta muchos van de salida.

Se aproxima el cambio de gabinete en la Región de Antofagasta y así también la salida de quienes han ocupado cargos de confianza en el saliente gobierno de Sebastián Piñera. Como se acostumbra con cada nuevo mandato, los funcionarios que se han desempeñado como seremis y directores de servicios en carteras estratégicas son removidos para dar paso a figuras políticas y de confianza del oficialismo. 

La primera en salir fue Rina Cares, quien fuera Directora del Servicio de Salud y que dejó su cargo con una gran polémica por detrás, ya que recibió una orden arresto por no pago a una empresa contratista de las obras del Hospital de Calama, la que luego cesó, pero ello no impidió que Cares recibiera la solicitud de renuncia. 

Ahora también se le une Irina Salgado, periodista de profesión que ocupó el cargo de Directora del Sernatur de Antofagasta, entidad que estuvo bastante presente el último tiempo,haciendo partícipe a la región en ferias internacionales de turismo y también apoyando el Rally Dakar, entre otros eventos. 

Pero bastante molestia generó en Irina el hecho que no se le pidiera formalmente a través de una carta firmada por el director del servicio, que dejará sus funciones, sino que recibió una llamada desde la jefatura de gabinete del nuevo director del Sernatur solicitando su renuncia y la entrega del celular y computador que manejaba en su trabajo, como detalla en El Mercurio de Antofagasta.

A pesar que Salgado esperaba se hiciera una revisión de los resultados y gestiones de los funcionarios, de modo que se barajara mantener ciertos cargos, las decisiones políticas priman en estos casos y el Sernatur estará en espera de una nueva directora o director. 

Por tratarse de cargos de confianza, a los funcionarios de Alta Dirección pública se les puede solicitar la renuncia de parte de una autoridad que tenga las facultades para ello. Además, reciben una indemnización por cada año que se desempeñaron como directores o seremis, con un tope de seis años.

Este proceso de evaluar y remover cargos será la tónica de las siguientes semanas en que el gobierno entrante debe conformar sus gabinetes regionales, de modo que comiencen a trabajar para cumplir las promesas de la campaña de la Nueva MAyoría.