Partido político califica de “maliciosa” denuncia de corrupción en Antofagasta contra exsubsecretaria

Por:

Equipo El Nortero
07/11/2019

Esposo de Alejandra Bravo presidente de naciente partido político.

Como ya publicamos con anterioridad, la ex subsecretaria de Bienes Nacionales, Alejandra Bravo, fue desvinculada de su cargo, luego de ser denunciada ante el Ministerio Público por su presunta responsabilidad en el ofrecimiento de unos terrenos en Antofagasta, a cambio de militar en el incipiente partido político ‘Nueva Clase Media’, el cual es presidido por su esposo, Eduardo Salas.

Te puede interesar también: Presidente Piñera pide renuncia inmediata a subsecretaria Bravo tras reportaje de corrupción en Antofagasta

En este escenario, el naciente partido político defendió la gestión de la otrora autoridad de Gobierno.   

A través de una declaración pública, consignó biobiochile.cl, la directiva de la colectividad, emitió una declaración pública firmada por el presidente del conglomerado, Eduardo Salas, quien como indicábamos es pareja de Bravo.

DENUNCIA "MAÑOSA Y MALICIOSA"

Según la publicación, Salas calificó como “mañosa y maliciosa” la denuncia realizada.

“El Partido Nueva Clase Media viene en desmentirlas (las denuncias) categóricamente, asunto que, punto a punto será aclarado ante las instancias legales correspondientes, para que no quepa duda alguna de que no se ha cometido ningún acto reñido con la ley”, indica el comunicado.

Agregó que “ahora bien, respecto del caso particular al que inescrupulosa y malintencionadamente hace alusión mediante una presentación de una denuncia, la diputada Hernando de la región de Antofagasta, no tan sólo es de falsedad absoluta, sino que además afirmamos es parte de una maniobra cuyo único interés de esta parlamentaria, es intentar enlodar el liderazgo indiscutido de Alejandra Bravo”.

PRESUNTO MONTAJE

Finalmente el texto periodístico puntualizó que en resumen, bajo su concepción, la denuncia se sustenta en un presunto montaje, dado que –indicaron- los audios expuestos carecerían de contexto, “tratándose en realidad de una intención de legalizar terrenos que eran ocupados por los vecinos de manera irregular”.