Así fue cómo hizo trampa ingeniero en casino de Antofagasta

Por:

El Nortero
01/07/2016

Los imputados "pecaron de inocentes" al ser descubierto por las cámaras del casino.

El 15 de junio de 2013 en el Casino Enjoy Antofagasta se lograba en el juego "Caribbean Póker" una de las manos más improbables de todas. Una escala real había sido lograda, llevándose un premio especial que ascendió hasta los 133 millones de pesos. Toda una locura se vivía en el casino esa noche donde el ganador fue celebrado por todo el lugar.

Te puede interesar: Cinco individuos fueron condenados por millonario fraude en Casino Enjoy Antofagasta

Sin embargo, lo que parecía ser toda una hazaña finalmente terminó siendo un fraude descubierto por la PDI. Cinco imputados por el delito de fraude  y que terminó con cinco personas imputadas este jueves por el delito consumado de fraude en el juego con una condena de de 3 años y un día de presidio con libertad vigilada intensiva y una multa que asciende a 21 Unidades Tributarias Mensuales.

¿Pero cómo realizaron la jugada que terminó con la ganadora escala real?

En la mesa del juego "Caribbean Póker" de aquel sábado se sentaron seis personas, todas confabuladas junto al croupier. Allí ordenaron sus cartas de una determinada manera que luego entregaron al croupier, quien las organizó con mucho cuidado, para luego repartir las cartas del mazo que había sido acomodado de una manera específica para que los jugadores recibieran la mano ganadora.

La manioba especial para poder dar con la escala real se centró en dos puntos. El primero de ellos tiene que ver con que uno de los jugadores debe dobló delicadamente una de las cartas, que sirvió de límite al croupier para saber hasta dónde barajar.

El otro punto tiene que ver con una palabra clave. En este caso los jugadores usaron la palabra "Brillo". Específicamente, uno de los jugadores dijo "estas cartas no tienen ningún brillo" lo que significó que tenía las cartas específicas para hacer la trampa en el juego. 

La jugada maestra salió tal cómo lo habían acordado, por lo que Ignacio Cabello Neveu, de 31 años e ingeniero civil, fue el ganador del gran millonario pozo.

¿Cómo los descubrieron?

La misma situación se había dado en Viña del Mar cinco meses después, por lo que un croupier entregó los detalles de cómo se podía realizar la "mágica" jugada.

Tras enterarse la PDI, comenzó a analizar todos los casinos del país donde se pudo realizar aquella maniobra, por lo que poco se demoraron en llegar a Antofagasta y comenzar a estudiar las cámaras de seguridad para verificar la jugada maestra del Enjoy Antofagasta.

Las cámaras finalmente delataron la maniobra al mostrar el momento exacto en que la carta fue doblada y en los posteriores festejos también se ve al croupier desdoblandola.

Asimismo, se verificó que al momento de barajarse la mano ganadora el croupier se demoró excesivamente a diferencia de las otras. 

Otro de los puntos fue que, como este juego esta jugada está diseñada para ser realizada por cinco jugadores, uno de ellos se retiró y dejó puesta una ficha en su puesto para que no llegara otra persona a estropearles el plan.

Y finalmente dos de los jugadores pecaron de inocentes y metieron la pata al dar señas con las manos de las jugadas. La primera fue cuando uno de los jugadores se equivocó al entregar la mano cuando no le correspondía y el croupier le hizo una seña para que no lo hiciera. La otra metida de patas fue por parte del ganador, quien antes de revelar su escala real hizo una señal con la mano como asegurando de que la jugada había salido tal cual se había planeado.