Obesidad y los riesgos de desarrollar cáncer: ¿Van de la mano?

Por:

Especial Mi Voz
02/02/2018

De acuerdo a investigaciones, el desarrollo de tumores y enfermedades como el cáncer de mama, de colón, de riñones, entre otros, estarían directamente asociados a esta condición. Evidencia que con el tiempo ha ido en aumento.

La obesidad ha sido un problema que ha mantenido preocupadas a diversas entidades, triplicándose casi el triple en todo el mundo desde 1975.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 2016, más de 1.900 millones adultos de 18 o más años afirmaron tener sobrepeso, de los cuales más de 650 millones eran obesos.

En este contexto, desde el organismo señalaron que gran parte de la población mundial vive en países en donde el sobrepeso y la obesidad cobran más vidas que la misma insuficiencia ponderal, término que se refiere a estar por debajo del peso que se considera saludable.

En Chile, en tanto, la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017 reveló que a nivel nacional un 31,2 % de la población chilena padece de obesidad y el 3,2% de está en la categoría de obesidad mórbida.

En este sentido, para nadie es un secreto los diversos riesgos asociados a esta condición, como enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos del aparato locomotor y algunos cánceres, como el de próstata, vesícula biliar, riñones, entre otros.

Desde la OMS han advertido sobre el vínculo entre la obesidad, el sobrepeso y el cáncer desde hace años, lo que ha sido respaldado por los oncólogos, quienes indican que el desarrollo de tumores como el de mama o colon se relacionan directamente con la acumulación de grasa y el aumento de peso.

Al respecto, la entidad añadió en 2016,  en base a una algunos estudios, una serie de 8 nuevos tumores que son derivados de la obesidad o sobrepeso, afirmando que están asociadas a la aparición de tumores digestivos como el cardias gástrico, zona donde se une el esófago y el estómago.

Además de lo anterior, se encontró evidencia suficiente en otros tipos de cánceres, como el de ovario, tiroides, meningioma -tumor cerebral benigno-, y el mieloma múltiple, un cáncer de la sangre.

Por su parte, desde la National Cancer Institute, señalan que han surgido una serie de posibles mecanismos que podrían dar una explicación de cómo la obesidad puede aumentar el riesgo de desarrollar los cánceres anteriormente mencionados:

  • Las personas que en esta condición, en general, tienen una inflamación crónica de grado bajo, lo que con el paso del tiempo causaría un daño al ADN, y conduciría al cáncer. Un ejemplo de ello son los cálculos en la vesícula -que pueden ser originados por la obesidad-, producido que se caracteriza por la  inflamación crónica de la vesícula biliar, los que son un factor altamente riesgoso de contraer cáncer de vesícula biliar.
  • El llamado tejido adiposo, el cual produce cantidades en exceso de estrógeno, aumenta sus concentraciones en personas que padecen de obesidad, lo que se ha asociado a mayores riesgos de cánceres de seno, de ovario, de endometrio y de algunos otros.
  • Por otro lado, las personas obesas suelen tener mayores concentraciones de insulina en la sangre, lo que podría promover la formación de cáncer de colon, de riñón, próstata y de endometrio.
  • Las células grasas producen adipocinas, hormonas que pueden estimular o inhibir el crecimiento celular, como es el caso de una adipocina llamada leptina, que al parecer promueve la proliferación celular, y que aumenta en la sangre con el aumento de la grasa corporal.

Al respecto, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) confirmó que las dietas de con restricción de calorías disminuyen favorablemente el riesgo de cáncer.

Muchos estudios han evidenciado que las personas que suben menos de peso tienen menores riesgos de cáncer de colon, de riñón, y --para mujeres posmenopáusicas-- de cáncer de seno, de endometrio y de ovario.

Finalmente, desde la National Cancer Institute, indicaron que un claro ejemplo de esta relación se presenta en personas que se han sometido a cirugía bariátrica - efectuada en el estómago o en los intestinos para inducir el adelgazamiento-, donde dichos pacientes presentan menos exposición a quienes no se someten al procedimiento.