¿Qué es el síndrome metabólico y cuál es su relación con la obesidad?

Por:

Especial Mi Voz
12/12/2017

Quienes sufren esta patología conjugan varios factores que presentan un riesgo, uno de ellos es la obesidad.

También llamado “Síndrome X” o “Síndrome de Reaven”, el Síndrome Metabólico es una de las enfermedades que crece de la mano de la obesidad y que conjuga varios factores fisiológicos, bioquímicos, clínicos y metabólicos que conllevan un aumento del riesgo de padecer diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular.

Según “Texas Heart Institute” quienes sufren esta patología tienen una conjunción de varios factores de riesgo tales como: obesidad central (abdominal), diabetes,  niveles elevados de triglicéridos y bajos de lipoproteínas de alta densidad, además de presión arterial alta.

¿Cuáles son los síntomas que alertan sobre el Síndrome Metabólico?

Los pacientes que tienen Síndrome Metabólico rara vez presentan síntomas. Sin embargo, existen signos que con diversos exámenes médicos pueden llevar a diagnosticarlo. Es muy probable  que si los exámenes de presión, colesterol, glicemia y peso corporal tienen valores más elevados que los normales el paciente pueda estar desarrollando este síndrome.

Según la OMS, para catalogar a una persona con síndrome metabólico se necesita que reúna los siguientes problemas: diabetes mellitus, tolerancia anormal a la glucosa, glicemia en ayuno anormal o resistencia a la insulina. A lo último, agregar 2 de estas 4 complicaciones: presión arterial mayor o igual a 140/90, dislipidemia, obesidad central (relación cintura cadera en hombres mayor o igual a 90 y en mujeres 85 y/o IMC sobre 30) y microalbuminuria (excreción de urinaria de albúmina mayor o igual a 20 mg/min). Por todo lo anterior, esta patología se vuelve muy compleja.

Los tratamientos

La primera recomendación al ser diagnosticado con esta patología es combatir los factores que la causan, por tanto si el paciente presenta problemas con la resistencia a la insulina, presión arterial alta, colesterol elevado u obesidad son estos las condiciones que deben ser tratadas para establecer niveles normales. También es seguro que se recomendará un cambio en la alimentación –orientada a una más saludable- y la realización de ejercicios.

Por otra parte, existen medicamentos que ayudan a contrarrestar las patologías que originan este síndrome y dependiendo de los casos los médicos pueden recomendarlos.

Cabe señalar que la obesidad por sí misma es una enfermedad que genera la presentación de las otras causas por lo que se considera asociada fuertemente a este síndrome.